Viernes 9 Diciembre 2022

Huelga cigarreras SevillaPor Isi Barrera y Mariví Colomina.

  La Constitución de Antequera de 1883, la única Constitución andaluza hasta nuestros días, surge en un período convulso de nuestra historia, donde los cambios y revueltas sacuden también la posición de la mujer en la jerarquía económica y social, y propicia una serie de cambios a nivel legal que, aunque tímidos e insuficientes, van a suponer una herramienta útil para la posterior emancipación femenina.

  En el siglo XIX, la nueva mujer que surge en este patriarcado es, además de sumiso medio de producción y dócil objeto de intercambio comercial, un ser totalmente despojado de conocimientos para desarrollar sus tareas patriarcales de madre, esposa y cuidadora a la que el propio sistema mantendrá en la ignorancia más absoluta para sacarle el pleno rendimiento, todo en honor de la diosa Plusvalía.

  La mujer de la clase dominada en este nuevo sistema económico quedará relegada al ámbito doméstico y a la pequeña producción agrícola o artesanal hasta que un acontecimiento tecnológico provoca otra vuelta de tuerca: la Revolución Industrial.

Leer más...

“El camino hacia el artículo 1° de la Constitución andaluza”

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado


CAM00977

La Constitución Andaluza de Antequera es el resultado de un siglo de luchas por la soberanía de Andalucía, un compendio de las aspiraciones de las andaluzas para conseguir dotarse de un cuerpo legal que definiera las relaciones entre las andaluzas y de estas con el exterior, desde los principios de soberanía y libertad individual y colectiva, tanto política como económica o social.

 

Su artículo 1º marca el camino a seguir y posibilita el cumplimiento del resto del articulado.

 

Artículo 1º. Andalucía es soberana y Autónoma; se organiza en una democracia republicana representativa, y no recibe su poder de ninguna autoridad exterior al de las autonomías cantonales que le instituyen por este Pacto.

 

Si tuviéramos que definir la Constitución Andaluza de 1883 con una sola palabra, con una idea-fuerza, sin duda, esta sería la de SOBERANÍA.

 

Leer más...

El “ser” andaluz

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Ser andaluz no es una cuestión biolóNacion andaluza banderagica ni geográfica, sino el hecho de relacionarse de unos grupos humanos que han experimentado las peores formas de violencia existentes: la opresión y la marginalidad, mantenida con saña desde siglos por unos mismos conquistadores, colonizadores y explotadores, a través de diferentes sistemas de dominación y explotación.

Leer más...

Por Iñaki Gil de San VicenteIñaki y Mariano1

«Las relaciones burguesas de producción y de cambio, las relaciones burguesas de propiedad, toda esta sociedad burguesa moderna, que ha hecho surgir como por encanto tan potentes medios de producción y de cambio, se asemeja al mago que ya no es capaz de dominar las potencias infernales que ha desencadenado con sus conjuros […] Las relaciones burguesas resultan demasiado estrechas para contener las riquezas creadas en su seno. ¿Cómo vence esta crisis la burguesía? De una parte, por la destrucción obligada de una masa de fuerzas productivas; de otra, por la conquista de nuevos mercados y la explotación más intensa de los antiguos. ¿De qué modo lo hace, pues? Preparando crisis más extensas y más violentas y disminuyendo los medios de prevenirlas».

Marx y Engels: Manifiesto del Partido Comunista. Obras Escogidas. Progreso. Moscú 1978. T. I. p. 116

  En el capítulo XXIII de El Capital sobre La ley general de la acumulación del capital, Marx enfatiza en cursivas «el estado de sumisión» en el que malvive el proletariado. La ley, que es el fusil hecho papel, es otra de las fuerzas de terror material y simbólico que refuerza la definición de sumiso que ofrece el Diccionario: «obediente, subordinado, rendido, subyugado». El servilismo es la sumisión auto-humillante. Recuperemos la antigua acepción republicana de servil: quien pasiva o activamente se somete al rey o a la reina, como el caso del Sinn Fèin que ha felicitado a la reina británica por su cumpleaños. Desnudemos a la monarquía y al imperialismo, y descubramos su esencia, el capital como relación social de explotación, y veremos que la «democracia» es la zanahoria para sumisos y serviles, siendo el fusil, la OTAN, el palo que golpea al proletariado, a los pueblos insumisos, no serviles.

Leer más...

Los bárbaros avanzan

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Conf_Iñaki_autoritarismo_domi_HU.jpg Por Iñaki Gil de San Vicente

 

Nota: Tesis para debatir en las charlas organizadas por Nación Andaluza en Huelva el 5 de febrero y en Granada el 6 de febrero, sobre Crecimiento del autoritarismo y dominación burguesa. El papel de Andalucía.

1.- El encabezamiento --‘Los bárbaros avanzan’-- pertenece León Rozitchner1 cuando desarrolla la crítica de Freud a G. Le Bon (1841-1931), a su teoría de la obediencia de las masas a la dominación de la autoridad. Rozitchner viene a decir que las tres características de la cultura burguesa que hacen avanzar a los bárbaros son anonimato, irresponsabilidad y carencia de freno. Si vemos a las turbas fascistas moverse, el anonimato lo obtiene con los uniformes, en los gestos agresivos realizados rítmicamente todo lo cual impide o imposibilita mucho su fácil identificación personal. A todo ello hay que unirle la irresponsabilidad que se ampara en la excusa de que obedecen a una Autoridad intocable, el Caudillo que les guía hacia un bien supremo, la Raza, el Imperio… o sea, la propiedad capitalista. Por último, la carencia de freno se muestra en todo, desde la paliza a cualquiera, sobre todo a mujeres…., hasta la negación de los crímenes nazis o yanquis, pasando por la lucha contra los elementales derechos sociales que aún son respetados por sectores de la burguesía.

Leer más...