Lunes 26 Septiembre 2022

OTAN: la hipocresía que nos salpica a todas

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Hipocresa

Las elecciones autonómicas andaluzas del pasado 19J han echo saltar todas las alarmas en la izquierda institucional (PCE, Podemos, Adelante Andalucía, y otros pequeños satélites que giran alrededor de estas marcas). La pérdida de 136,000 votos entre todos ellos ha hecho ver la inutilidad de la izquierda reformista y española, por más que quieran aparentar lo contrario y se vistan de blanco y verde cada vez que hay elecciones.

Los resultados electorales muestran la pérdida de un espacio político que, desencantado, se ha decidido por la abstención o por otras opciones políticas. Y esto se puede trasladar al resto del Estado, donde en las próximas elecciones, del tipo que sean, se irán repitiendo resultados similares a los ocurridos en Andalucía.

Por estos motivos, y por otros que explicaremos, la izquierda española, y alguna que se reclamaandalucista” han decidido recuperar el espacio político perdido, no cambiando la praxis, no cambiando de políticas, no denunciando el capitalismo o saliendo del gobierno del Estado, NO. Pablo Iglesias, el ideólogo de este formato de izquierda, lo ha repetido en innumerables ocasiones, antes de llegar al gobierno y después de salir del gobierno, en las innumerables intervenciones en medios de comunicación: el éxito está en el relato y el fracaso en una errónea comunicación. Es decir, el éxito en política está en construir un relato acertado, en vender el producto colocándole un bonito envoltorio que nos incite a su compra, aunque en el interior nos encontremos con un producto obsoleto y caducado.

En esta carrera por cambiar el relato, la antigua “amiga” y “discípula” del encantador de serpientes Pablo Iglesias, Teresa Rodriguez, decía ayer que estaba en contra de la ampliación de navíos de la OTAN en la base de Rota, pero aún no se ha manifestado por el desmantelamiento de las bases, ni por la salida de la OTAN, ni ha denunciado las guerras provocadas por la OTAN, las millones de vidas sesgadas, los pueblos destruidos… al igual que tampoco denuncia la construcción de navíos de guerra en los astilleros situados en el municipio donde su compañero de partido es Alcalde y que van dirigidos a la dictadura de Arabia Saudita. Oposición a la OTAN, sí, pero controlada, sin pasarse, no vaya a ser que la OTAN se enfade.

En este esfuerzo por el relato, ya nos vendieron los “logros” del gobierno gracias a la participación en él de las ministras y ministros de UP. El IMV, la “Reforma” laboral, la “subida” de las pensiones o el incremento del Salario Mínimo. Pero a pesar de los esfuerzos, el relato no consiguió los objetivos esperados porque la situación de la clase trabajadora en todo el Estado continuó degradándose: aumento del paro, de la precariedad, de la pobreza, de la desigualdad, incremento del IPC, subida de los precios de productos básicos, etc.

Al fracaso del relato, hay que añadirle la acción que sobre el espacio electoral, antaño “propiedad” de la izquierda estatal, están desarrollando organizaciones anticapitalistas, independentistas, antisistema... Un ejemplo de esta afirmación lo encontramos en la organización el pasado 8 de mayo de la “Marcha a Rota”, donde organizaciones políticas como Nación Andaluza y PCPA, sindicatos como Sindicato Unitario de Andalucía, CTA, SAT Territorial Cádiz, y organizaciones sociales como Ojos para la Paz, Arboreá y Plataforma Otan no, Bases fuera de Almería, ante el abandono de las tradicionales marchas a las bases de Rota y Morón, decidieron retomar las mismas con un notable éxito y con la voluntad de continuar las marchas a Rota, Morón y Viator, y coordinarse en la continuidad de la lucha contra la OTAN y el imperialismo.

Ante la pérdida de la calle, la izquierda domesticada, ha decidido reaccionar y ponerse al frente de la lucha contra la OTAN y contra el imperialismo, no para impulsarlas, sino para recuperar y controlar ese espacio político y no permitir que organizaciones realmente anticapitalistas y anti imperialistas entorpezcan los planes bélicos de las élites políticas y económicas, El objetivo es impedir la autoorganización popular y de paso blanquear las políticas del gobierno, ofreciéndonos la solución de votar a UP para desde el gobierno luchar contra la OTAN.

Es el relato que nos ha vendido desde hace decenios IU y que ahora lo ha comprado UP: ser gobierno y oposición al mismo tiempo, participar de las prebendas personales y colectivas que ofrece la burguesía a sus servidores, y al mismo tiempo no hacerse responsables de las políticas represivas y antisociales del gobierno. Ahora estoy… ahora no estoy, SI se puede… No se puede, parecen decir, en un intento de burlarse de las clases populares a las que dirigen su relato para obtener el voto que los mantengan en los sillones.

Los intereses de la izquierda sistémica, en esta ocasión, coinciden con los intereses del Estado, del gobierno y de la OTAN: una oposición a la OTAN controlada, domesticada, que nunca ponga en duda ni denuncie la acción militar de “Occidente” para llevar la “Paz”, la “Democracia” y los “Derechos Humanos” a cualquier parte del mundo, especialmente a aquellos países que no aceptan el mundo unipolar y hegemónico que encabeza EE.UU.

Esta oposición a la OTAN desde la OTAN y la oposición al gobierno del Estado desde el gobierno, tiene un cómplice involuntario que una vez tras otra cae en el mantra de la unidad de la izquierda, considerando y dando la razón a los que desde sus intereses políticos llaman una y otra vez a la unidad.

La manifestación contra la Cumbre de la OTAN que se celebra en Madrid, estuvo encabezada por el mismo gobierno que espera ansioso la llegada del Presidente de EE.UU. y demás mandatarios, el mismo gobierno que ha autorizado la ampliación de la presencia de navíos de guerra de la OTAN en la base de Rota, a no ser que UP haya establecido un “cese temporal de la convivencia” con el gobierno del PSOE, para ser oposición mientras dure la cumbre y volver al gobierno una vez haya despegado el avión de Biden, con las manos limpias y la tarea cumplida.

Lamentablemente, esta manifestación estuvo apoyada por la izquierda anti capitalista del Estado, que a pesar de participar en un cortejo crítico, engordó con su presencia una manifestación que de otra manera hubiera sido un fracaso, a pesar del apoyo mediático y gubernamental. La participación real, según innumerables testigos, estuvo entre los 3,000 y 5,000 asistentes, dando la subdelegación del gobierno en Madrid la cifra de 10,000-15,000, en un claro acto de magnificación interesada de la manifestación, al igual que la prensa del Régimen que no recogió el cortejo crítico y contó a todos los manifestantes como convocados por IU y Podemos.

Muchas de las personas que sin mala intención caen en la trampa de la unidad, argumentan que el problema lo tienen ellos, refiriéndose a IU y Podemos, porque “les crean contradicciones”. Unas contradicciones que no les preocupan a los dirigentes del gobierno porque consiguen sus objetivo de que no haya una oposición a su izquierda mientras que al mismo tiempo desvían y dirigen las luchas hacia espacios no conflictivos con los intereses del gobierno y la oligarquía.

Las contradicciones no se crean en una manifestación con la izquierda pesebre. Las contradicciones se crean en el enfrentamiento, en la denuncia y en la exigencia a la militancia consciente y combativa de esas organizaciones - si es que queda -, para que se posicionen, para que elijan trinchera.

Esta “unidad” quita credibilidad a las organizaciones revolucionarias y atrasa la posibilidad de organización de la clase trabajadora y de los pueblos. Por ello, desde la izquierda revolucionaria, no se debe permitir la presencia de estas organizaciones en los actos de protesta y reivindicativos; no se les puede permitir el juego de ser oposición y gobierno al mismo tiempo; hay que echarlos aunque sea a patadas.

En homenaje a la clase trabajadora

EDITORIAL HOJAS MONFIES


"Por lo mal que habláis. Andalofobia y españolismo lingüístico en los medios d

 

BLAS INFANTE: REVOLUCIONARIO ANDALUZ

 

cap-blas-infante