Jueves 17 Octubre 2019

La Investidura de Sánchez, el PSOE y las tres fracciones de Unidas Podemos

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Sanchez e Iglesias

Notas sobre la investidura de Sánchez, la naturaleza del PSOE, las peleas tácticas de las tres fracciones de Unidas Podemos y su estrategia común.

 

EL PSOE Y LA AGONÍA DE PODEMOS

JUEVES, 11 DE JULIO DE 2019· 

[ANTES DE LA FRACASADA INVESTIDURA DE SÁNCHEZ DE JULIO DE 2019]

1. Podemos ha dicho reiteradamente en público que no se puede fiar del PSOE. Que el PSOE sistemáticamente no cumple lo que firma y que, por tanto, la única garantía para que se materialice cualquier acuerdo entre ambos es estar presente en el Gobierno. Es decir, dicho de otra manera, que los acuerdos de investidura o de legislatura con el PSOE son de hecho cheques en blanco o una forma de apoyar gratuitamente al PSOE, porque el PSOE no es de fiar.

2. Podemos ha adelantado además que está dispuesto a asumir la posición del PSOE sobre la cuestión nacional y la política exterior.

Es decir, Podemos ha afirmado estar dispuesto no sólo a negar el derecho a la autodeterminación sino también a sostener las sucesivas medidas represivas que el Gobierno y el Estado español puedan adoptar para controlar la situación; ahora en Cataluña y mañana -en su caso- allá donde a España le resulte conveniente.

La referencia a la política exterior no es pequeña cosa. Implica que Podemos -por ejemplificar- también ha afirmado de antemano su disposición a apoyar cuestiones relevantes como la política española pro golpista en Venezuela… o lo que el PSOE tenga a bien decidir sobre la renovación de la presencia militar de EEUU en sus bases en Andalucía (cuyo estatus actual caduca en mayo de 2021). Y en ese capítulo cabe también el cumplimiento de todas las obligaciones asumidas por el PSOE en relación a la Unión Europea y especialmente aquellas recogidas en el “Programa de estabilidad 2019-2022” o en el llamado “Programa Nacional de Reformas” (que afectan a pensiones, financiación, mercado laboral, etc etc.)

Ambas concesiones políticas previas -en la cuestión nacional y en la política exterior- implican que Podemos asume de partida que su capacidad de influencia en un Gobierno con el PSOE se reduce en la práctica a asuntos marginales, cosméticos o de detalle y que renuncia a cualquier alteración mínimamente estructural o relevante de su orientación política españolista y neoliberal.

3. Podemos, pues, ha situado así el escenario:

  1. Si se abstiene o vota favorablemente la investidura de Sánchez sin participar en el Gobiernose corresponsabiliza por acción u omisión de lo que el Gobierno PSOE vaya a hacer en el futuroreconociendo expresamente que lo hace sin capacidad de afectar en nada lo que ocurra(ya que el PSOE una vez investido puede pactar en el futuro con Ciudadanos u otras fuerzas) y sin posibilidad de intentar capitalizar su compromiso. [Además, el Líder Máximo quedaría desautorizado.]
  2. De lo hecho y dicho por Podemos se desprende que sólo la respetabilidad y la relevancia mediáticas que conlleva estar presente en el Gobierno español le compensa el coste de asumir ese apoyo al PSOE, justificado políticamente en clave de “mal menor”. [El Líder Máximo gana tiempo…]
  3. En resumen, Podemos ha admitido autoconsiderarse como una fuerza subsidiaria y complementaria del PSOE y reconocerse como una fuerza integrada y comprometida con la preservación de España y su Régimen y centrarse exclusivamente en cómo mejor defender la continuidad de su aparato y referencia orgánicas. Dicho de otra manera, ha cerrado el circulo y ha conseguido resucitar el papel político e ideológico del PCE, ahora reencarnado bajo la envoltura de Podemos.

.El objetivo fundamental del PSOE es servir a España y a su Régimen. Es su “pilar izquierdo”; la reencarnación de la “izquierda dinástica” de Sagasta; un instrumento básico para su estabilidad y mantenimiento. 

Para cumplir este papel, el PSOE ha de marginalizar primero y eliminar después a todo lo que pueda haber a su izquierda e imponer el doble principio: “La única izquierda posible es el PSOE y es el PSOE el que define lo que es ‘de izquierdas’… y es ‘de izquierdas’ porque lo hace el PSOE”. Y esta función es aún más importante para el PSOE y para el Régimen que estar directamente llevando las riendas gubernamentales.

El españolismo de Podemos (y sus confluencias) y sus otras características y comportamientos políticos han permitido al PSOE recuperarse de su crisis, despejar los riesgos de “sorpasso” y afrontar con tranquilidad sus perspectivas.

5. Así pues, el PSOE se encuentra en una cómoda posición. Podemos -tras su recorrido- no está en condiciones de discutirle su lugar político por diferencias políticas o programáticas.

partir de ahí:

  • Si Podemos se humilla y desdiciéndose de todo lo dicho, admite finalmente las condiciones de Sánchez, el PSOE queda con las manos libres y fortalecido en el Gobierno. Tras lo declarado y hecho, la credibilidad de Podemos como oposición española queda muy severamente limitada. Aunque el retraso de unas nuevas elecciones generales aparentara darle tiempo sería sólo una prorroga en el camino de descenso. Sería el PSOE, en todo caso, quien quedaría con la posibilidad de convocar -cuando así lo estimará oportuno- a nuevas elecciones, justificadas por la necesidad bien de afrontar la cuestión catalana o por los requerimientos socioeconómicos emanados desde Bruselas, por la nueva crisis o por una combinatoria de estos y otros factores.
  • Si Podemos se mantiene en lo dicho, el PSOE no cede y ello implica el adelanto electoral a noviembre de 2019, el PSOE también afrontará fortalecido su competencia con Podemos por la hegemonía absoluta en el espacio de la “izquierda dinástica” española.

Las nuevas elecciones plantearían dos posibles coyunturas:

* El PSOE -con lo dicho y con lo ocurrido en el espacio de la UltraEspaña- tiene serias posibilidades de mejorar sus resultados e incluso de mantener su primera posición y su capacidad de formar Gobierno. Y hacer lo que tiene previsto hacer…

* Pero, incluso si el reequilibrio interno dentro de la UltraEspaña (retorno de una parte de los de Vox al PP o a Cs o a ambos) y el aumento de la abstención de la “izquierda sociologica”, llevara al PSOE a la oposición, también allí podría seguir fortaleciéndose y mejorar en su servicio a España. Y la UltraEspaña se encargaría de la faena…

Lo que sí parece claro es que, de una u otra manera, Podemos (y lo que significa) ha entrado en su fase de agonía y que en un par de elecciones se encuentre en trance de pasar a la historia.

Otra cosa -bien distinta- es que este proceso de desaparición conlleve que su lugar en Andalucía sea recuperado por la izquierda andaluza. Sería muy iluso creerse que esto ocurrirá mecánica e ineluctablemente y que los andaluces se encuentren con ese regalo sin que previa y simultáneamente el movimiento nacionalista y el independentismo andaluz rectifiquen errores; actúen y tomen iniciativas políticas.

Pero eso es otra historia…

--oOo--

iglesias-garzon

UNIDAS PODEMOS Y LA INVESTIDURA DEL PSOE: PELEAS TÁCTICAS EN UNA ESTRATÉGIA SIN SALIDA

SÁBADO, 3 DE AGOSTO DE 2019· 

[DESPUES DE LA FRACASADA INVESTIDURA DE SÁNCHEZ DE JULIO DE 2019] 

El sector Pablista de Podemos, el PCE-IU y Anticapitalistas pretenden proponer tres visiones parcialmente distintas de la táctica a mantener ante el PSOE cara a la investidura de Pedro Sánchez. Tanto sus diferencias como sus coincidencias evidencian la inconsistencia estratégica que –pese a las apariencias- comparten.

Recapitulemos brevemente.

- El Pablismo y el PCE-IU comparten expresamente la acotación política del acuerdo con el PSOE a los márgenes preestablecidos en el Acuerdo Presupuestario Podemos/PSOE de 2018, que a ambos les sirve de referencia y eje de discurso (y que, en su momento, ya analizamos como un auténtico golpe contra Andalucía).

Es decir, ambas fracciones –no ya por omisión sino explícitamente- asumen compartir y corresponsabilizarse de la política españolista de un futuro Gobierno PSOE (con ellos o sin ellos en el Gobierno) y de la represión que ello implica en Cataluña. Vienen a decir que una “política de izquierda” española es compatible con el autoritarismo y las restricciones antidemocráticas. No es una pequeña cuestión.

Pablismo y PCE-IU coinciden –también- en limitar sus demandas de medidas sociales a lo aceptable por la Unión Europea (que impone techos de gastos, propuestas de contrarreformas en pensiones o mercado laboral, etc. etc.). Tampoco es un asunto menor.

aceptan que la política exterior del Estado español sea diseñada y ejecutada por el PSOE.

La principal diferencia entre unos y otros es que, mientras los Pablistas constatan que cualquier papel firmado con el PSOE –sea el que sea- es “papel mojado” y por ello exigen estar dentro del Gobierno ocupando carteras, el PCE-IU –vista la cerrazón del PSOE- se conforma con obtener una firma de Sánchez con la que justificar su apoyo a la investidura de un Gobierno del PSOE y considerarse con ello dentro de su “mayoría parlamentaria”. Y luego, ya se vería…

- Anticapitalistas, por su lado, intenta escaparse de este marco reducido y –aparentemente- ampliar el espacio de la “baldosa política” en donde se desarrolla el juego. De ahí que introduzcan entre sus “20 Medidas” a negociar con el PSOE unas cuantas que saben perfectamente que el PSOE nunca aceptaría. Presuntamente, su inclusión en el panel de demandas tendría como objetivo introducirlas en el debate social. ¿Qué propone Anticapitalistas a continuación de que el PSOE rechazara esas primeras medidas? Dado que declaran como primera prioridad evitar que gobierne “la derecha” (es decir, la UltraEspaña PP-Cs-Vox), votarle sí a Sánchez y luego pasar a la oposición, negociando en el Parlamento lo que fuera saliendo… Es decir, tras el interludio propagandista, su posición practica es similar a la del PCE-IU (aunque tras haberle añadido unas propuestas de “quita y pon”, adecuadas para mantener cierta imagen “subversiva” de su parte, a contrastar con el adaptacionismo programático extremo de Pablistas y PCE-IU).

Un serio problema que tienen las propuestas de Pablistas, PCE-IU y de Anticapitalistas es que se “olvidan” del hecho de que una vez investido el PSOE, nada le impide pactar luego con la UltraEspaña (o recibir su apoyo) cada vez que lo necesite para aplicar medidas antisociales o españolistas. ¿Alguien cree que, si España considerara necesario reimponer el artº 155 en Cataluña o someterse a un ultimátum de la Unión Europea, el PSOE no estaría por la labor de aprobarlas y que la UltraEspaña no lo sostendría en esas nuevas agresiones?

Las tres fracciones –Pablistas, PCE-IU y Anticapis- coinciden, en resumen, en la búsqueda de justificaciones para darle un Sí al PSOE y a Sánchez y en lo que discrepan es a cambio de qué.

Los pablistas quieren estar en el Gobierno tras darle el Sí; los del PCE-IU se conforman con un acuerdo escrito para regalarles el Sí y los Anticapis, tras montar el numerito y darles el Sí, con recuperar la imagen de oposición.

ninguna de las tres fracciones se le ha ocurrido plantear el vincular de forma terminal el apoyo a la instauración de un Gobierno PSOE (no digamos, a su inclusión en él) a condiciones expresadas de forma irrenunciable, por ejemplo: no hay Gobierno del PSOE sin convocatoria fechada de un referéndum de autodeterminación en Cataluña; sin abrogación de las contrareformas laborales y de pensiones del PP y PSOE para retornar a la situación de 1976; sin derogación de la Ley Mordaza y similares medidas legislativas y penales de restricción de derechos democráticos… Estas –y alguna más quizá- serían los mínimos de una hipotética fuerza democrática estatal… (Por supuesto, una fuerza nacional andaluza –de darse el caso- debería inexcusablemente incluir como “cuarta pata del banco”, compensaciones para Andalucía del estilo de las que incluíamos en la crítica al Acuerdo Presupuestario…)

sí el PSOE –como es previsible- se negaba, votarle NO.

¿Por qué no actúan y argumentan así, ni pablistas, ni PCE-IU ni Anticapis?.

Pues porque los tres –cada uno con sus especificidades- no sólo capitulan de hecho ante la lógica política del “mal menor” (“apoyar al PSOE, porque la UltraEspaña es peor”); tampoco quieren señalarse como irreconciliables enemigos del Régimen español.

Además, cada uno de los tres, para pervivir deben –cada uno en su forma- avalar la tesis de que “otra España es posible, que es en lo que, en última instancia, asientan y justifican su estrategia y su permanencia. Y en ese marco sitúan sus diferencias sobre cómo adecentarla, mientras la mantienen (en lo que está en su mano).

Su gran problema es que España es como es y no es reformable.

la situación catalana –y sus repercusiones estatales- hoy lo recuerda en cada minuto. Y de ahí la inquina del “españolismo de izquierdas” contra la cuestión catalana en particular y todas las cuestiones nacionales en general y su constante discurso y propaganda contra las demandas nacionales a la soberanía.

Por mucho que ERC y los de Artur Mas (y aún, quizá, los de Puigdemont en un futuro) estén por la faena de “pasar página”, mientras el movimiento nacional y popular catalán aguante, España sólo se podrá mantener recurriendo a una represión antidemocrática evidente e inocultable y la configuración de mayorías parlamentarias a escala estatal o bien estarán directamente en manos de la UltraEspaña –ya dispuestas a tratar a Cataluña como “país ocupado” y a dar una vuelta de tuerca antidemocrática al régimen español- o bien recaerán en un PSOE dispuesto a hacer sustancialmente lo mismo -aunque administrando los tiempos y los gestos- sostenido por un PNV en “modo parasito” y en aquellas fuerzas autodeclaradas de “izquierda” dispuestas a actuar como satélites y cómplices del PSOE.

No hay espacio en España –por mucho que les moleste a españolistas como Anguita o Monereo- para una política “españolista de izquierda” que ni siquiera se acerque a postulados socialdemócratas.

Esa es la estrecha baldosa estratégica en donde desarrollan en común sus vericuetos tácticos las tres fracciones de Unidas Podemos y de ahí sus contorsiones e incoherencias.

mientras no se rompa con esa estrategia, no habrá avances sensibles en la lucha por la Liberación Nacional y Social de Andalucía.

Ojalá se tome nota.

 ANEXOS:

Artículos relacionados de Javier Pulido

· Acuerdo presupuestario PSOE/Podemos+IU: UN PACTO CONTRA ANDALUCIA.11/11/2018

· Comentando las elecciones de los tiempos del “mal menor”, 23/4/2019

DOCUMENTOS

· Comunicado de Izquierda Unida acerca de la investidura fallida de julio 2019, 26/7/2019

· Declaración de Anticapitalistas ante la investidura fallida de Sánchez, 27/7/2019

Las tres fracciones de Unidas Podemos