EL DIVORCIO EN "ADELANTE ANDALUCIA"

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

El primer problema en la ruptura en “Adelante Andalucía” es que ahí todos mienten (aunque sus mentiras sean distintas y de diverso nivel). El segundo problema es que la inmensa mayoría de los implicados no tiene ningún interés por esclarecer las causas reales del conflicto: la confusión y la simplicidad les viene bien a todos. Y ahora, además, se le suma el tercero: la búsqueda por hacer responsable al “otro” de la ruptura.

CVIOQZVTSFA7NI6A2WE62SNCXE

 

De un lado está Anticapitalistas en Andalucía (y sus dos satélites andalucistas). No son ni pueden ser denominados “soberanistas” porque forman parte de Anticapitalistas de España (una formación española) y porque no se les conoce ni se les recuerda rechazo alguno al marco estatutario y constitucional que mantiene a Andalucía sometida por España ni defensa política ni reclamación practica alguna de la Soberanía Nacional y del Derecho a la Autodeterminación de Andalucía, entendidas y explicadas tal cual son y en lo que significan, sin trampas ni sofismas (a sus dos satélites, tampoco).

 

De otro y enfrente, el dúo formado por el PCE de aquí y los buscavidas pablistas que han tomado reciente posesión de la sucursal andaluza de Podemos desfilando tras la advocación de Cañamero. Ambos compinches llevan la sumisión de Andalucía a España en el centro de su ideario, acreditada en hechos a lo largo de décadas (con dos procesos estatutarios incluidos con especial protagonismo del PCE) y su relación con lo andaluz es esencial e irremediablemente parasitaria, instrumental y alimenticia.

 

Anticapitalistas y sus añadidos dicen querer una voz andaluza propia y de eso han hecho bandera diferenciadora… pero para recitar un discurso político español (“federalista”, llaman, cuando además deberían saber de la intangibilidad de la vigente Constitución). Y para ponerse en la lista de versiones locales del proyecto español de Podemos que suben a la tribuna para defenderlo, usando (o prostituyendo) el nombre de Andalucía. No van un paso más allá del “agravio comparativo” de toda la vida; que en Andalucía conocemos tan bien. No han hecho avanzar un milímetro la conciencia andaluza en ningún sentido positivo, como a la vista está.

 

Los del PCE y la franquicia de Podemos en lo de las voces –simplemente- están –como en todo- a lo que digan en cada momento sus jefes de Madrid. Su fuente nutricia pre política es el sometimiento y el cretinismo andaluz extremos y cuanto mayor sea la alienación andaluza más seguros y cómodos estarán porque -como ellos mismos dicen- "su patria es España" (y los del PCE -como la URSS ya hace tiempo que no existe- ya no tienen ahí tampoco problema alguno a la hora de concentrar lealtades).

 

Diferencias.

 

Los Anticapitalistas han hecho seña de identidad diferenciadora del negarse a cogobernar con el PSOE e ir de críticos con el Gobierno Progresista español de la mano y con los límites del pensamiento políticamente correcto.

 

Los del PCE y el Podemos pablista –muy retóricamente republicanos ellos- ahora defienden al Gobierno español de Sánchez bajo discurso malmenorista y no le hacen ascos a una futura coalición con el PSOE en Andalucía, si las cifras dieran.

 

Otra diferencia entre ambas partes es que del lado anticapitalista está Teresa Rodríguez  y del otro están… los que están (y tampoco les importa demasiado, son una delegación que aspira a vivir de las luces que vengan de Madrid). Pero sin estrategia política ni discurso solido hasta Teresa Rodríguez está condenada a consumirse y convertirse en irrelevante.

 

Escalada y desenlaces

 

En resumen, hasta ahora el flujo de dinero institucional y sus condiciones y la lejanía electoral han ejercido de pegamento de interés para una aparente “separación amistosa” o al menos una “coexistencia pacífica”.

 

Pero la acumulación de agravios entre quienes se creen grandes en implantación territorial y miran desde arriba a los pequeños o minúsculos y quienes a su vez desde su lado conocen desde cerca la catadura ética de esos “grandes” (y eso que desconocen su casi centenaria historia), la rebatiña de recursos y la necesidad de ir perfilando las próximas convocatorias y quien las hegemoniza juega a favor de un incremento de las tensiones y de la búsqueda de la ruptura, achacándole la responsabilidad de ello a la otra banda.

 

Así pues –si los asuntos legales lo permiten- parece cantado a partir del otoño la paulatina emersión de un “Adelante Andalucía” como plataforma electoral de Anticapitalistas en Andalucía más sus añadidos andalucistas concurriendo separado de un “Unidas Podemos en Andalucía”, configurado a partir del PCE-IU y el Podemos pablista renacido, con el sostén colorista de una parte del aparato histórico del SAT.

 

En esta competencia fratricida los de “Adelante….” llevan los peores números. Ideológica y estratégicamente están en la práctica en la misma estrecha loseta española que los de UP. Añadirle hipotéticamente algún “independiente” conocido en ambientes selectos que les sume alguna dosis más de andalucismo vacuo, vaporoso o bienpensante no les da personalidad política ni confiere espacio. Ni votos. Para sobrevivir y tener alguna posibilidad electoral deberían apostar por un giro político nacional profundo que no parece previsible (y que desde luego no les puede venir desde unos socios andalucistas que ni saben qué significa eso).

 

Los de UP –por su parte- y sus jefes españoles son perfectamente conscientes de estas carencias de sus adversarios y además saben que pueden presentar a una escoba en las elecciones… (o a Cañamero), que da igual. Como izquierda española en Andalucía lo tienen más fácil para reclamar su primogenitura en ese espacio de dependencia. Estarán pidiendo el voto para el Coleta (y para el Partido) y con eso les vale: pillen lo que pillen.

 

Buen escenario para la UltraEspaña y para el PSOE; malo para Andalucía.

 

Porque un país sin referentes políticos y sociales propios es un país sin proyecto nacional; condenado por ello a la sumisión y al expolio y así -desgraciadamente- se encuentra hoy Andalucía.

 

Javier Pulido,

Andalucía, madrugada del 12 de Agosto de 2020.

 

[Sobre la historia y cuitas de Podemos, "Adelante Andalucía", PCE-IU y similares, las personas interesadas pueden consultar mis articulos anteriores en mi sección de REVISTA DE PENSAMIENTO ANDALUZ]