Jueves 13 Agosto 2020
 
Pablo Iglesias-TeresaLos titulares sobre las medidas de tipo laboral que se propone y va adoptando el nuevo gobierno, llenan de esperanzas a miles de trabajadores y trabajadoras, a la vez que surgen consistentes recelos en los que ya hemos vivido muchas promesas incumplidas. Y cómo no, a los que recelamos nos vuelven a calificar de ignorantes los palmeros de ese nuevo gobierno.
 
Crecimiento económico y creación de empleo de calidad
En este artículo nos vamos a limitar al primer capítulo del programa de gobierno de coalición progresista entre PSOE y UNIDAS-PODEMOS: crecimiento económico y creación de empleo de calidad. En nuestros días, el crecimiento económico se ha convertido en el requisito natural, fundamental y principal para la generación de la Vida y del bienestar de los seres humanos todos.
 
Crecimiento económico
Un crecimiento económico negativo provoca cierre de empresas y por lo tanto de empleo. Bajadas generalizadas en las Bolsas con lo que las acciones que han engordado artificiosamente estallan como pompas de jabón y desaparecen empresas tras la quiebra, la  función excretora del sistema.
Paro, desahucios, comedores sociales, mendigar trabajo… son las circunstancias vitales de un pequeño pero nada despreciable grupo social que en épocas de crisis o decrecimiento, aumenta con miles de nuevos miembros expulsados del sistema consumista que nos gobierna. Porque si no produces, no consumes, y si no consumes quiebra tu forma de vida, pasas a formar parte de ese ejército de desposeídos y te haces invisible, te conviertes en población sobrante, en una carga para los que siguen produciendo y consumiendo y una amenaza para quienes, a pesar de las crisis, singuen enriqueciéndose.
Entonces, y simplificando hasta la extenuación, se afirma, se estudia, se difunde y se asume que sin crecimiento económico no hay trabajo y entramos en desgracia tanto la Patronal como los Productores.
Pero ¿qué entendemos por crecimiento económico y qué deberíamos entender?
Al constituirse el crecimiento económico en principio fundamental para el sostenimiento de la Vida dentro del sistema económico capitalista, que actualmente rige la existencia en todo el planeta Tierra, se genera una gran contradicción.  Pues como todas sabemos, el sistema capitalista no sólo ha sido el mejor y más eficaz de las construcciones humanas para la concentración-apropiación de Capital en toda la Historia, también es el más inhumano, depredador, explotador y asesino.
Así, de los interrogatorios de la Inquisición europea pasamos al refinamiento torturador y genocida del nacismo y a su práctica legal como en Guantánamo. De las grandes batallas con miles de víctimas, saqueos, exterminios, epidemias… de la Antigüedad y del Feudalismo, hemos pasado a los millones de víctimas de las últimas guerras europeas y la amenaza de la bomba atómica que pende sobre todas las cabezas del mundo o a la guerra bacteriológica diseñada en laboratorios.
Dicen que es el sistema donde más parte de la humanidad ha alcanzado estándares de bienestar insospechados hace tan solo doscientos años en salud, educación, ocio… Pero lo que no dicen es la proporción entre quienes su fin en la vida es disponer de lo que otros producen, que decía Aristóteles, y los que su fin en la vida es producir lo que otros van a disponer. La Desigualdad entre los seres humanos crece exponencialmente en paralelo a ese resaltado  aumento en calidad de vida de quienes siguen siendo una minoría.
Así quienes edulcoran al sistema capitalista, cuando quieren calcular el índice de crecimiento económico, ahora le añaden lo que llaman índice de desarrollo humano, siendo éste uno de los componentes que junto a materias primas, recursos humanos, políticas fiscales, balanzas comerciales… contribuyen a su cálculo.
Pero hablando en cristiano, sin acumulación de capital en manos privadas no puede haber crecimiento económico. Y esto es así desde el inicio de las sociedades de dominación de una élite sobre la mayoría, desde el Neolítico. Y así sentenció nuestro compatriota andaluz Séneca allá por el siglo I cuando dice que el consumo de los ricos, al satisfacer sus placeres viciosos, proporcionan trabajo a mucha gente.
Desde entonces quedó santificado este principio incrustado en el ADN de los pobres: si el amo se enriquece recogeré más desperdicios de su basura. Cuanto más se enriquezca el amo, más estabilidad se asegura el esclavo. Y así hasta nuestros días, cuando estos principios inspiradores de la actividad económica se enseñan en todas las Universidades del mundo, con las raras excepciones de las facultades de pensamiento  crítico que van abriendo nuevos caminos en el pensamiento.
Así pues, cuando un gobierno, ya sea de corte fascista, de derechas, de centro, de izquierda o super estalinista, pretende incrementar el crecimiento económico, lo que en verdad se propone es asegurar y aumentar el enriquecimiento de los ricos para… poder tener empleo de calidad.
 
Empleo de calidad
Pero  claro, eso del empleo de calidad también puede ser otra engañifa descará. Porque el empleo de calidad dificulta el crecimiento económico y viceversa. Las reformas laborales que desde 1977 hasta 2012 han llevado a cabo los gobiernos de todos los colores que nos han gobernado desde entonces, junto a todos y cada uno de los acuerdos de concertación social suscrito entre la Patronal y los sindicatos del régimen, partían del presupuesto contrario: ante la necesidad de asegurar, mantener o aumentar el crecimiento económico se exige la moderación salarial, acompañada de una paulatina, imparable y radical precarización de nuestros  puestos de trabajo y de la asistencia social a la gente desempleada.
¿Habrá alguien encontrado una fórmula mágica que garantice crecimiento económico y empleo de calidad? Si lo hay, permanece en el anonimato. Veamos qué es lo que quieren decir con eso de crear empleo de calidad.
Para que el Estado, a través del Gobierno, cree empleo, tendría que crear industrias de Estado o nacionalizar las existentes. Y también realizando Oferta de Empleo Público en número superior a la de la mera reposición de la escasa Función Pública actual. Y en el programa de este gobierno de coalición progresista de izquierda no aparece ni una cosa ni otra.
Lo que si aparece son medidas que pudiera pensarse que responden a la intención de legislar para mejorar las condiciones mínimas de trabajo del personal laboral. Pero entrar en una por una de las dieciséis  medidas que se propone el nuevo gobierno en este capítulo, sería tedioso y escapa del objeto del presente escrito. Para ello existen páginas en internet que dan cumplida cuenta de estos asuntos como la de LABORO ( https://laboro-spain.blogspot.com/ ), que son muy profesionales a la vez que divulgativas. Por otro lado la afiliación del Sindicato Unitario también puede recurrir a nuestros servicios jurídicos para consultar la aplicación de cada una de las modificaciones que se anuncian en su caso concreto.
No obstante si queremos  señalar tres de ellas por constituir reivindicaciones históricas del movimiento obrero, por si resultaran ser tan engañosas como la misma pretensión de crecimiento  económico  y empleo de calidad. Estas son el aumento del salario mínimo interprofesional, limitación de la contratación y subcontratación, y la preeminencia de los convenios de sector provinciales sobre los de empresa.
 
•    Aumento del  salario mínimo
Se trata de una medida que busca paliar un crecimiento económico negativo ya que en el discurso progresista y de izquierdas de nuestros nuevos gobernantes no ocultan el problema. Si no se consume no se crece. Amén. Porque si de verdad quisieran legislar como quieren aparentar para la mayoría de la gente que trabaja y/o busca trabajo, que lo que buscan es paliar los sacrificios que hemos tenido que hacer en derechos, salarios y puestos de trabajo para mantener los beneficios de la banca y de las grandes multinacionales, que han crecido en la crisis, y no los de la pequeña y mediana empresa, que se ha hundido y sigue hundida, se hubieran comprometido al menos a derogar todas las medidas que se han tomado desde el último  gobierno de Zapatero hasta el último de Rajoy. Pero eso no es así. Algunos cambios vinieron para quedarse y constitucionalizarse.
Acabemos con el hambre o el hambre acabará con nuestro modelo de vida, démosle limosnas a los pobres o los pobres tomarán el poder y nos iremos al basurero de la historia. Estos son los argumentos verdaderos de nuestros nuevos gobernantes progresistas de izquierda en el Estado español.
•    Limitación de la contratación y la subcontratación.
Esta medida y la siguiente buscan un mismo objetivo: asegurar a las grandes empresas un cierto nivel de calidad en determinados sectores  y actividades dado que para que haya crecimiento  económico la actividad económica ha de ser competitiva, tanto en precio de la mano de obra como en calidad de la producción.
En primer lugar ha de tenerse en cuenta que la contratación y subcontratación de servicios entre las empresas, en cuanto que el personal subcontratado cobra menos que el personal de la empresa contratista, viola la Constitución de la Oligarquía española del 1978 en su artículo 14, en donde se establece la igualdad de la ciudadanía española ante la Ley, pues en estos casos no corresponde igual salario a igual trabajo, precepto que forma parte del ordenamiento jurídico del Estado al suscribir éste acuerdos internacionales sobre esta materia y porque lo recoge la legislación de la Unión Europea.
La instituciones democráticas han ido elaborando a lo largo de estos cuarenta años, un amplísimo abanico de leyes que emborronan el cumplimiento efectivo de este derecho y han permitido esta injusticia hasta hoy. Eso sí, después de tanta desregularización del mercado laboral en el mundo euro-occidental, las grandes empresas europeas están escasas de verdaderos profesionales, pues la subcontratación va contra la permanencia de éstos en las empresas contratistas. Limitar algo las posibilidades de la contratación y subcontratación sólo en las empresas y sectores que se necesita esa profesionalidad, que haga posible la competitividad sin dejar de subastar seres humanos entre empresas subcontratistas sin escrúpulos, sólo sirve para el tráfico legal pero injusto de carne humana.
•    Primacía de los convenios provinciales sobre los de empresa.
 
Muchos de los convenios provinciales regulaban las relaciones laborales en estas empresas contrabandistas de seres humanos como son las contratas, siendo muchas de ellas parcelas de multinacionales que se fraccionan e introducen en nuestras localidades desplazando vía exterminio a los empresarios autóctonos.
Al inicio de la crisis, estos convenios provinciales perdieron eficacia frente a los de empresa y esto ha provocado una pérdida del poder adquisitivo de hasta un 20% a toda la masa de trabajadoras y trabajadores que prestan sus servicios profesionales en el mercado laboral español, tras la subasta a la baja en los precios de la contratación y subcontratación de servicios.
Esto ha provocado el aumento del gasto en abogados y horas de trabajo dedicadas a la negociación y también cierta inestabilidad laboral, aumento de las demandas y denuncias, con la consiguiente amenaza latente de protestas, que puedan perjudicar esos principios sagrados de crecimiento económico con orden político y paz social.
Parece que ha llegado la hora de poner freno. Ya más de un 20% menos sería peligroso. Eso si, de recuperar el por ciento perdido ná de ná.
 
Conclusión
 
Pues eso, más de lo mismo. Dejar de luchar que nos van a gobernar ahora mu bien. Algunas y algunos entraremos en modo espera hasta que una nueva desilusión colectiva vuelva a servir de mecha para nuevas luchas y nuevos avances en la conquista de nuestros derechos, el advenimiento de la democracia y el fin del capitalismo.
Todos los intentos de salir del capitalismo por medio  del Estado de Derecho impuesto, han terminado en tragedia. La misma guerra contra la II República, Allende, Chávez, Evo… Salir del fuego del neoliberalismo para caer en las brasas de la socialdemocracia. Así nos quieren tener entretenidos mientras cocinan nuevas recetas para que los  ricos sigan ricos y enriqueciéndose, y los  pobres sigamos pobres y empobreciéndonos más, hasta que colectivamente pongamos un buen remedio rojo contra estas pretensiones.
Salud
Miguel Cano Cruz

En homenaje a la clase trabajadora

"Por lo mal que habláis. Andalofobia y españolismo lingüístico en los medios d

 

BLAS INFANTE: REVOLUCIONARIO ANDALUZ

nacion-andaluza1

 

cap-blas-infante